Londres es una ciudad conocida por su rica historia, su impresionante arquitectura y su infinita variedad de atracciones. Una joya escondida que los turistas suelen pasar por alto es el Observatorio Real de Greenwich.

observatorio real de greenwich por dentro

Ubicado en la cima de una colina en el encantador distrito de Greenwich, este sitio histórico ofrece un día lleno de diversión, aprendizaje y vistas impresionantes.

No importa si eres un aficionado a la historia, un entusiasta de la ciencia o simplemente estés buscando una experiencia única, el Observatorio Real de Greenwich tiene algo para todos.

1. Poner los pies en el Meridiano Cero (Prime Meridian Line)

meridiano cero en greenwich

El Prime Meridian Line no es una línea cualquiera: es la línea de longitud real marcada como 0°. Muy bien, ¿verdad? Literalmente puedes estar en dos lugares a la vez, con un pie en el hemisferio oriental y el otro en el hemisferio occidental.

Pero el Primer Meridiano no se trata sólo de estar en la línea que divide el este del oeste ni de fanfarronear de qué estás en el medio del mundo.

Dada su ubicación en la cima de la colina, desde el Meridiano Cero podrás disfrutar del espléndido panorama de Londres que se extiende a tus pies.

2. Ve caer la Bola del Tiempo en Flamsteed House

Bola del Tiempo en Flamsteed House

La Bola del Tiempo (Time Ball), ubicada en la cima de Flamsteed Housej ugó un papel importante en la medición del tiempo y la sincronización para los marineros en el siglo XIX.

Esta bola inicia su ascenso a las 12:55 horas y cae exactamente a las 13:00 horas.

Hoy en día esto puede parecer mundano pero, hace un siglo, esta era la única forma en la que los marineros podían sincronizar sus relojes desde el río Támesis.

3. Hacer hora en la Sala Octogonal (Octagon Room)

octagon room observatorio greenwich

El Octagon Room, o Sala Octagonal, es una habitación con forma de octágono que data del siglo XVII – una de las más antiguas del observatorio – sus ocho lados están en consonancia con la forma de un octágono regular y cuenta con ventanas que permiten una iluminación natural y vistas panorámicas del paisaje circundante.

Originalmente, esta sala fue concebida como un lugar de observación astronómica. Fue utilizada para albergar instrumentos astronómicos y como lugar de trabajo para los astrónomos que estudiaban el cielo nocturno.

Actualmente, alberga una exhibición que cuenta la historia del Observatorio Real de Greenwich, mostrando instrumentos, documentos y artefactos históricos relacionados con la astronomía y la medición del tiempo.

Se trata del lugar ideal para imaginar cómo era trabajar en el Observatorio de Greenwich en el siglo XVII.

4. Adentrarse en la Camera Obscura

camera obscura por fuera

La Camera Obscura (en español, Habitación Oscura) es una de las estancias más visitadas por los turistas.

Al ingresar a la Camera Obscura, los visitantes pueden experimentar la sensación de estar dentro de una cámara fotográfica gigante.

La habitación se oscurece completamente, y a través de un pequeño orificio en la pared, se proyecta una imagen nítida y en tiempo real del paisaje exterior en una pantalla dentro de la habitación.

Vale la pena mencionar que mientras más soleado sea el día, más nítida será la imagen que se proyecte.

5. Maravillarse por el Gran Telescopio Ecuatorial

gran telescopio greenwich

El Gran Telescopio Ecuatorial (en inglés, Great Equatorial Telescope) es una destacada pieza de la historia astronómica, este fue construido en 1893 por Sir Howard Grubb e instalado en un cúpula construida especialmente para este telescopio.

El Gran Telescopio Ecuatorial tiene un impresionante tubo óptico de 28 pies de longitud (aproximadamente 8,5 metros) y un diámetro de 12,8 pulgadas (alrededor de 32.5 centímetros). Este diseño permitía realizar observaciones precisas de estrellas, planetas y otros cuerpos celestes.

Durante su época activa, este telescopio jugó un papel crucial en la catalogación estelar y la investigación astronómica. Fue utilizado para observaciones precisas de estrellas y su posición en el cielo, contribuyendo así a la ciencia astronómica.

Pese a que han pasado más de 100 años desde su construcción, este telescopio sigue siendo uno de los más grandes del mundo.

Hoy en día – aunque el telescopio ya no está en uso – los visitantes pueden admirar este instrumento histórico.

6. Descubrir el cosmos el Planetario Peter Harrison

Amantes del espacio, abróchense el cinturón, próxima parada el Peter Harrison Planetarium.

Imagina subir a una nave espacial y partir para explorar el cosmos. Bueno, esa es la experiencia que ofrece el planetario, menos la parte de gravedad cero, por supuesto.

Como el único planetario de la ciudad de Londres, este lugar te lleva a una aventura fuera de este mundo.

A través de una combinación de espectáculos inmersivos y presentaciones alucinantes, volarás a través de la Vía Láctea, navegarás a través de constelaciones y te sumergirás en agujeros negros.

Quién sabe, ¡quizás incluso te topes con uno o dos extraterrestres! Y tampoco se trata sólo del espectáculo visual.

Los expertos del planetario dan vida a la ciencia del universo de una manera divertida y atractiva.

Nota: Las entradas al Planetario Peter Harrison se compran por separado.

7. Asistir a los eventos del Observatorio de Greenwich

Aunque la programación de actividades en Greenwich puede variar dependiendo de la época, lo que es seguro es que todos los veranos se realizan demostraciones científicas en vivo y sesiones de astronomía para todas las edades.

Todas estas actividades se realizan los sábados y domingos de verano (julio y agosto) entre las 11:00 – 14:30 horas.

Basta con que hayas comprado tu entrada para el observatorio para que puedas asistir a los eventos.

Ubicación

El Observatorio Real de Greenwich se encuentra dentro del Greenwich Park. Su entrada principal está ubicada Blackheath Avenue.

También hay una puerta ubicada en la parte trasera del edificio a la que se puede acceder desde Greenwich Park.

Lugares cercanos

Desde el Observatorio Real de Greenwich es posible ir caminando a los siguientes atractivos turísticos:

Precios

La entrada al Observatorio Real de Greenwich tiene un costo de 18£, los niños (4 a 15 años) tienen un descuento del 50%, menores de 4 años ingresan gratis.

Nota: Las funcionen del Planetario Peter Harrison tienen un costo adicional de 12£ (niños pagan 6£).

Incluido en el London Pass.

Horarios de visita

El Observatorio Real de Greenwich está abierto de lunes a domingos (incluido festivos de 10:00 a 17:00 horas). El último ingreso es a las 16:15 horas.

Los únicos días en que el observatorio permanece cerrado son el 24, 25 y 26 de diciembre.

Cómo llegar

La forma más práctica de moverse hacia el Observatorio Real de Greenwich es tomando el Uber Boat (RB1, RB2, RB6) hasta Greenwich Pier.

En caso tengas algo de experiencia en el transporte de Londres, puedes llegar a Greenwich Station vía DLR o los trenes del National Rail (Thameslink y Southeastern).

Nota: La estación del metro de Londres más cercana al Observatorio de Greenwich es North Greenwich Station (≈ 3,8 Km).

Mapa

Sé que visitar Londres no es una actividad barata, más aún si viajas con un presupuesto ajustado, en esos casos el London Pass (tarjeta turística) es tu mejor aliado.

Felizmente, el Observatorio de Greenwich está incluido en el London Pass así que te ahorrarás las 18£ que cuesta normalmente su entrada.

No hace falta reservar una fecha o franja horaria, todo lo que tienes que hacer es mostrar el London Pass desde tu móvil.

Además, hay otros lugares cercanos que están incluidos en el London Pass (Cutty Sark, Old Royal Naval College, Fan Museum), lo que te ayudará a ahorrar aún más dinero al momento de planear tu itinerario.

El observatorio fue fundado en 1675 por el rey Carlos II de Inglaterra con la finalidad de ayudar en la navegación marítima al proporcionar una solución al problema de la determinación precisa de la longitud en el mar.

Vale la pena mencionar que fue el arquitecto Sir Christopher Wren – el mismo que diseño la Catedral de St. Paul – quien estuvo a cargo del diseño del edificio principal del observatorio (Flamsteed House) y la Cúpula del Gran Telescopio Ecuatorial.

En 1851 se adoptó el Meridiano Cero en Greenwich, este atraviesa el observatorio, dividiendo el mundo en oeste/este.

A lo largo de su historia, el observatorio jugó un papel vital en el desarrollo de la cronometría marina. Los cronómetros de John Harrison fueron probados y perfeccionados aquí, lo que permitió una navegación más precisa al poder calcular la longitud en alta mar con mayor precisión.

En el siglo XX, el exceso de contaminación lumínica en Londres dificultaba las labores de observación astronómica en Greenwich.

Debido a ello, las instalaciones del observatorio fueron trasladadas a la localidad de Herstmonceux luego de la Segunda Guerra Mundial.

La visita al Observatorio Real de Greenwich ofrece una experiencia única para aprender sobre la historia de la astronomía y la medición del tiempo.

A ello se suma la oportunidad de pararte justo en la mitad del mundo, entre el hemisferio oriental y el hemisferio occidental.

Otro punto a favor son sus hermosas vistas a North Greenwich, Canary Wharf, el río Támesis y los rascacielos de la City de Londres.

Sin embargo, esto no es un beneficio exclusivo del observatorio ya que puedes tener vistas igual de hermosas de manera gratuita desde Greenwich Park.