Formalmente conocida como la Iglesia Colegiata de San Pedro en Westminster, la Abadía de Westminster es una iglesia gótica ubicada en el corazón de Londres, cerca del Palacio de Westminster.

abadia de westminster londres

Vale la pena mencionar que la Abadía de Westminster es famosa por ser el lugar de coronación de monarcas británicos desde hace casi 1000 años, su arquitectura gótica impresionante y ser el lugar de descanso de varios personajes famosos.

El interior de la Abadía de Westminster está llena de puntos de interés que vale la pena conocer. Aquí encontrarás un listado con sus lugares más destacados:

1. Nave principal

nave principal de abadia westminster

La nave principal de la Abadía de Westminster es la parte central y más extensa del edificio.

Es un espacio impresionante con altos techos y una arquitectura gótica magnífica.

Aquí, los visitantes pueden apreciar la majestuosidad de la construcción y observar detalles arquitectónicos notables, como las bóvedas de crucería y los arcos apuntados típicos del estilo gótico.

2. Altar mayor

altar mayor de abadia de westminster

El altar mayor es el centro litúrgico de la abadía, donde se celebran los servicios religiosos más importantes.

La ornamentación del Altar Mayor se caracteriza por elementos litúrgicos como candelabros, cruces, y elementos simbólicos asociados con la fe cristiana.

Para su construcción se utilizaron materiales preciosos, especialmente el mármol y la madera finamente tallada.

3. Vitrales

vitrales de abadia de westminster

Los vitrales de la Abadía de Westminster son una característica distintiva que añade belleza y significado espiritual al lugar.

Estos vitrales representan escenas bíblicas, figuras sagradas y eventos históricos relacionados con la abadía.

La luz que pasa a través de los vitrales crea una atmósfera única, iluminando el espacio interior con colores vibrantes y creando una experiencia visual impactante.

4. Silla de la coronación

silla de la coronacion abadia de westminster

La Silla de Coronación en la Abadía de Westminster es un elemento de gran importancia histórica por ser ese el lugar donde los monarcas británicos han sido coronados durante siglos.

Esta silla a menudo se asocia con San Eduardo el Confesor, el santo rey inglés, ya que se cree que fue originalmente construida para albergar una reliquia asociada con él.

La reliquia específica no está claramente identificada pero se cree que podría ser un objeto sagrado relacionado con el santo, como fragmentos de sus ropas o huesos.

5. Capilla de San Eduardo el Confesor

La Capilla de San Eduardo el Confesor (en inglés, Shrine of St Edward the Confessor) es adyacente a la nave principal y se sitúa en el extremo este de la abadía.

Como su nombre lo indica, la capilla está dedicada a San Eduardo el Confesor, quien fue rey de Inglaterra en el siglo XI.

San Eduardo es conocido por su devoción religiosa y es venerado como santo patrón de Inglaterra. La capilla alberga su tumba y se considera un lugar sagrado asociado con su memoria.

6. Tumbas y Monumentos

tumba del rey henry v

En el interior de la Abadía de Westminster abundan tumbas y monumentos de gran importancia histórica y cultural, aquí te presento algunos de los más destacados:

  • Tumba de la Reina Isabel I: Conocida por su largo y exitoso reinado (1558-1603), su tumba se encuentra en el extremo opuesto del altar mayor. Su monumento es una magnífica obra tallada en mármol.
  • Tumba de la Reina María I: Hija de Enrique VIII y Catalina de Aragón, su reinado se caracterizó por intentar restaurar el catolicismo en Inglaterra. Su tumba y monumento están ubicados cerca del altar mayor.
  • Monumento a la Reina Ana: La Reina Ana, la última monarca de la Casa de Estuardo, es recordada con un monumento en la abadía. Aunque está enterrada en la Capilla de Enrique VII, el monumento se encuentra en el área de la nave principal.
  • Monumento a William Shakespeare: El famoso dramaturgo y poeta William Shakespeare fue enterrado en la iglesia Holy Trinity en Stratford-upon-Avon, pero tiene un monumento conmemorativo en la abadía.
  • Tumba del Soldado Desconocido: El Soldado Desconocido de la Primera Guerra Mundial está enterrado cerca del centro de la nave. Su tumba es un símbolo conmovedor de todos los soldados caídos y es un lugar de homenaje y reflexión.
  • Tumba de Isaac Newton: El famoso científico y matemático Isaac Newton fue enterrado en la abadía en 1727. Su monumento presenta una esfera armilar y un libro abierto, representando sus contribuciones a la ciencia y la astronomía.
  • Monumento a Winston Churchill: Sir Winston Churchill, el líder británico durante la Segunda Guerra Mundial, tiene un monumento cerca de la entrada principal de la abadía. Su monumento incluye una estatua y una placa conmemorativa.

Ubicación

La Abadía de Westminster se encuentra en Dean’s Yard, London SW1P 3PA. Administrativamente pertenece a distrito de Westminster.

Lugares cercanos

Desde la Abadía de Westminster se puede ir a pie a los siguientes atractivos turísticos:

Entradas y Precios

La entrada general a la Abadía de Westminster tiene un costo entre los 13£ y 29£ según se detalla a continuación:

  • Adultos: 29£.
  • Mayores de 65 años y estudiantes: 26£.
  • Niños de 6 a 17 años: 13£.

Los niños de 0 a 5 años ingresan gratis a la Abadía.

Puedes comprar tus entradas para la Abadía de Westminster en la boletería de la Abadía o hacerlo online.

Incluido en el London Pass.

Horarios de visita

El horario de visita a la Abadía de Westminster es lunes a viernes de 09:30 a 15:30 horas, sábados de 09:30 a 15:00 horas.

Los domingos está cerrada para turistas pero es posible ingresar a la Abadía para asistir a misa.

Cómo llegar

La forma más práctica de llegar a la Abadía de Westminster es tomando el metro de Londres hasta St. James’s Park Underground Station (Circle Line, District Line).

Opcionalmente puedes tomar el Uber Boat hasta Westminster Pier (RB1, RB2, RB6). Estas embarcaciones son especialmente útiles en el Centro de Londres.

Mapa

La historia de la Abadía de Westminster es rica y llena de eventos que abarcan más de mil años. Aquí tienes una versión resumida de su historia:

Orígenes y fundación por Eduardo el Confesor (1045-1065)

En 1042, Eduardo el Confesor heredó el trono y se propuso llevar a cabo la renovación de la Iglesia de San Pedro, que ya existía en el lugar.

Eduardo el Confesor dedicó la renovada iglesia a tres santos prominentes: San Pedro, San Pablo y San Andrés. Esta dedicación refleja la importancia religiosa y simbólica que el rey quería otorgar a la iglesia.

Durante este período, la influencia normanda en la arquitectura comenzaba a manifestarse en Inglaterra.

La construcción de la abadía reflejó algunos elementos de la arquitectura normanda, aunque la transformación completa hacia el estilo gótico se llevaría a cabo más adelante en la historia de la abadía.

Siglo XIII: Reconstrucción por Enrique III (1245-1272)

El siglo XIII marcó una etapa significativa en la historia de la Abadía de Westminster, con la reconstrucción emprendida por el rey Enrique III.

Durante este periodo se realizaron importantes transformaciones arquitectónicas utilizando el estilo gótico temprano, asemejándose mucho a la abadía que conocemos hoy en día.

La reconstrucción no solo implicó cambios estructurales, sino también la ampliación y la decoración del espacio.

Nuevos detalles arquitectónicos y decorativos, como tracería y arcos ornamentados, se incorporaron para realzar la belleza de la abadía.

Una de las adiciones más significativas durante esta reconstrucción fue la construcción de la Capilla de Enrique VII. Esta capilla es un excelente ejemplo de la arquitectura gótica perpendicular y fue encargada por Enrique VII, hijo de Enrique III.

Siglo XVII: Desafíos durante la Reforma y la Guerra Civil

El siglo XVII fue un período tumultuoso para la Abadía de Westminster, enfrentándose a desafíos significativos durante la Reforma Protestante bajo Enrique VIII y posteriormente durante la Guerra Civil Inglesa.

En 1540, la Abadía de Westminster fue disuelta como parte del proceso de la Reforma Protestante. Se confiscaron sus propiedades y se eliminaron muchos de sus elementos religiosos católicos.

Posteriormente, en la década de 1640, la abadía sufrió daños significativos debido a la lucha entre las fuerzas parlamentarias (los Roundheads) y las fuerzas realistas (los Cavaliers).

La Abadía de Westminster no escapó a la destrucción. Ventanas fueron rotas, esculturas destruidas y tumbas profanadas durante el conflicto.

Después de la Guerra Civil y el periodo de gobierno de Oliver Cromwell, Carlos II fue restaurado al trono en 1660. Su restauración llevó a la reintegración de la monarquía y la Iglesia de Inglaterra.

Aunque se llevaron a cabo algunas reparaciones, la abadía nunca fue completamente restaurada a su estado anterior, y muchas de las pérdidas fueron irreparables.

Siglos XVIII – XIX: Restauraciones y Conservación

En el siglo XVIII, Sir Christopher Wren, el renombrado arquitecto inglés, fue comisionado para llevar a cabo trabajos de restauración en la abadía.

Las restauraciones de Wren incluyeron reparaciones en las estructuras dañadas durante la Guerra Civil, pero también introdujo algunos elementos nuevos en un estilo que reflejaba su propia visión arquitectónica.

A lo largo del siglo XIX, se llevaron a cabo más esfuerzos de restauración y conservación bajo la dirección de varios arquitectos y conservadores.

Sir George Gilbert Scott fue uno de los arquitectos más destacados que trabajó en la abadía durante este período. Su enfoque incluyó la restauración de elementos góticos y la preservación del carácter histórico de la abadía.

La Abadía de Westminster es un lugar emblemático con un valor histórico y cultural incuestionable.

Si tienes interés en la historia británica, la arquitectura gótica y los lugares de importancia espiritual, visitar la Abadía de Westminster es una experiencia enriquecedora.

Vale la pena considerar la densidad de turistas al momento de planear tu itinerario ya que se trata de una de las atracciones más populares de Londres.

Por otro lado, el costo de la entrada es elevado así que si andas con un presupuesto ajustado te será conveniente comprar un London Pass ya que te da acceso a más de 80 atracciones.